¿Quieres saber cuáles son las 6 preguntas que debes dominar en una entrevista?

 

Además de conocer datos sobre tu experiencia laboral, tus conocimientos y tu formación académica, la entrevista está enfocada en conocer tu personalidad, cómo enfrentarás los retos en el trabajo, cómo te relacionas con la gente y cómo manejas la presión, dependiendo del puesto. Es decir, la persona que te entreviste no sólo querrá saber tu experiencia laboral. La entrevista personal servirá para saber cómo te enfrentas a diferentes situaciones, cómo desarrollas tu discurso y la lógica que aplicas a cada situación.

Preguntas Frecuentes en una entrevista de trabajo

1. Háblame de ti

Objetivo: Descubrir como te ves a ti mismo y tu nivel de confianza.

Parece una pregunta inocente para romper el hielo pero nada más lejos de esto ya que darás una primera impresión sobre tu persona. Tiene un objetivo bien pensado: conocer qué puedes ofrecer, como empleado, a la empresa y al puesto para el que estás optando. No le interesa tu vida personal, si tienes dos hijos, si estás divorciado o si amas a los animales, concéntrate en hablar de tu ‘yo profesional’. Cómo trabajas, en qué áreas tienes experiencia y por qué puedes ser un elemento valioso para una organización y encajar con los valores de esta.
Por eso, haber leído información sobre la empresa te ayudará a responder.

2. ¿Por qué estás buscando trabajo?/ ¿Por qué dejaste tu empleo anterior?

Objetivo: Descubrir cómo reaccionas bajo presión, si sabes encontrar oportunidades en situaciones adversas, y tu capacidad para trabajar de nuevo con ilusión y sin lastres.

No hables nunca mal de antiguas empresas ni de antiguos compañeros. Mejor enfócate en las nuevas metas que buscas alcanzar y en los retos que esperas de un nuevo empleo. Si hablas de manera negativa de la empresa, jefe o compañeros de tu anterior empleo darás una mala impresión, aunque tengas la razón. Parecer dolido o despechado con lo ocurrido, o tratar de parecer una víctima. Explica con sinceridad el porqué lo dejaste, manteniendo siempre un tono positivo. Habla sobre superación y crecimiento, no sobre insatisfacción. Se vale argumentar que estás buscando una oportunidad más retadora, o que el empleo no resultó ser lo que esperabas. Recuerda que no conviene hablar de manera negativa de ex-empleadores.

La persona que te entreviste querrá saber cuál es tu capacidad para asumir errores y cuáles son tus habilidades para asumirlos. El ser humano tiene tendencia a pensar que si las cosas van mal es culpa de los demás pero si van bien es gracias a nosotros. Evita esto. Te dará muchos puntos asumir todas tus responsabilidades y enfatizar tus deseos de avanzar en la vida.

Si actualmente estás trabajando, No es malo mencionar que te sientes estancado o que no crees tener más oportunidades en tu actual empresa, pero siempre resaltando tu deseo de avanzar y desarrollarte profesionalmente. Una respuesta calmada y humana que, aunque no se sienta feliz de lo ocurrido, comprenda que fue una «decisión de negocios», que abre nuevas oportunidades para todos. . La empresa va a buscar a alguien apasionado por la vacante, así que demuéstralo.

3. ¿Cuáles son tus expectativas salariales?

Si el entrevistador o entrevistadora no habla de sueldo, no lo hagas tú. Si en la primera entrevista de trabajo buscas hablar de sueldo seguramente acabe mal, la primera entrevista es para establecer una primera toma de contacto y conocerte con la persona que te va a hacer la entrevista, no te conviene ponerte precio todavía.

Si te preguntan puedes hacer tiempo con respuestas como el sueldo no es mi única motivación, busco un salario competitivo pero no es lo único que me interesa, me gustaría saber más sobre las funciones y retos del puesto” o “me parece que necesito más detalles sobre el puesto para saber cuál sería el sueldo adecuado”

Es muy probable que te hagan esta pregunta, ya sea en la entrevista o en algún momento del proceso de selección. Una buena opción es investigar antes sobre los salarios en diferentes industrias y puestos similares para no desfasarte mucho.

También conocer con exactitud los requisitos y actividades a desempeñar, lo más recomendable es dar un rango que cubra bien tus necesidades y te proporcione un salario competitivo, ya que la empresa quiere saber si puede costearte, así que muestra flexibilidad y disponibilidad para negociar.

4. Háblame de algún momento en tu vida laboral en la que hayas cometido un error o hayas tenido un problema, ¿cómo lo solucionaste? Te sientes orgulloso de ello?

Este tipo de preguntas son clásicas en una entrevista de trabajo y están enfocadas en ir más allá de las respuestas formuladas y ver como el candidato se desenvuelve y explica su manera de reaccionar ante diferentes situaciones. Aquí se pueden ver las competencias más valoradas actualmente por las empresas como pueden ser la tenacidad, proactividad, iniciativa o creatividad…

Quieren ver tu habilidad para argumentar de forma clara y concisa, a la vez que tu capacidad para transmitir confianza, energía positiva y entusiasmo.

El objetivo es que demuestres con ejemplos qué clase de empleado eres. Prepárate de antemano para dar ejemplos concretos de tu vida profesional.

5. ¿Por qué deberíamos contratarte a ti y no a otros candidatos?

Deja la inseguridad a un lado y véndete. Este es el momento de hablar bien de ti mismo, destaca tus competencias, cualidades, experiencia y logros Ejemplo: “La experiencia que he adquirido en X área me permite contar con las habilidades necesarias para alcanzar y superar sus expectativas del puesto”.

Muestra tu motivación. Habla de tus objetivos a medio plazo dentro de la empresa, utiliza frase como “me encantaría” “me veo trabajando en esta empresa porqueme siento identificado con los valores de esta organización” etc. Muestra tu pasión y habla de cómo trabajarás para alcanzar las metas clave de la empresa.

6. ¿Tienes alguna duda?

Nunca digas que no. Incluso si la persona que te entrevista ha tocado todos los puntos en los que tenías dudas, piensa en otra pregunta o pídele que te brinde más detalles

La respuesta ha de ser siempre sí. Pregunta cosas sobre la compañía, sobre la organización o incluso sobre cómo van a ser los siguientes pasos del proceso de selección; una vez más mostrar tu interés y motivación hará que tu candidatura resalte sobre el resto.

 

¡Estas son las 6 preguntas que debes llevar bien preparadas para una entrevista de trabajo! ¿Qué te han parecido? ¿Se te ocurre alguna otra? Cuéntanos en comentarios y, si tienes cualquier pregunta, ¡no dudes en ponerte en contacto con nosotros!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 11 =