AYANET Recursos Humanos comenzó su andadura en el año 1998 como una empresa de selección de personal, dónde ayudamos a las empresas y a las personas a ser más competitivos y productivos. Tenemos distintas áreas, una es reclutamiento y selección, otra es formación y desarrollo y la parte de proyectos de consultoría dónde pueden surgir desde temas aislados para mejorar la gestión de RRHH en una parte hasta el implantar un proyecto de gestión integral de personas en las organizaciones.

    ¿Dónde buscar trabajo?

    Lo primero que hay que hacer a la hora de buscar trabajo es reflexionar y saber qué tipo de trabajo es el que se quiere conseguir. Debemos ser optimistas, pero también realistas. Debemos ser conscientes de la situación en la que estamos y tener en cuenta factores como el mercado actual, el tipo de oferta de trabajos que hay, etc. y, en función de eso, ver dónde podemos encajar mejor con lo que podemos ofrecer. Debemos trazar un “plan” de hacia dónde queremos dirigirnos y ponernos en marcha. Una vez, y sabiendo cual es nuestro perfil, hay que saber que existen diferentes lugares donde dirigirnos para poder dejar nuestras candidaturas.

    Uno de los métodos más populares es acceder a las ofertas de empleo a través de consultoras o empresas de selección de personal. De entre los servicios de consultoría de Recursos Humanos, uno de ellos es la selección de personal. El proceso consiste en, una vez que los clientes comunican las necesidades de personal que tienen y las consultoras tratan de encontrar a los mejores candidatos para cubrirlas. El tipo de perfil que se suele demandar es un perfil normalmente muy cualificado, con formación técnica o muy específica en ocasiones, mandos intermedios, directivos u otros con características similares.

    Para los jóvenes existen plataformas como el CIPAJ en Zaragoza o las oficinas comerciales o municipales de información al joven en distintas poblaciones para buscar los primeros trabajos cuando no se tiene mucha experiencia. En el caso de ser estudiantes universitarios, hay que saber que las universidades tienen ofertas de empleo a través de UNIVERSA o FEUZ para que los recién titulados tengan la posibilidad de hacer prácticas en empresas que es una opción bastante utilizada por las empresas de inserción para los perfiles más Junior.

    Por otra parte, existen otras formas de buscar empleo como los Servicios de Empleo Público u organismos oficiales, como por ejemplo el INAEM, que a veces pensamos que solo se puede acudir si se está en situación de desempleo, pero muchas veces no tenemos en cuenta que hay una opción más que es la mejora de empleo. Además, suelen contar con áreas de orientación laboral que pueden asesorarnos y ayudarnos en un momento determinado a continuar con ese “plan” que tenemos en la cabeza.

    Otra de las maneras de acceder a ofertas de empleo son las agencias de colocación. Son entidades públicas o privadas (Fundaciones, Confederaciones, Organizaciones sindicales, etc.), que realizan actividades de intermediación laboral (en coordinación y, en su caso, colaboración con el Servicio Público de Empleo) cuya finalidad es ayudar a los trabajadores a encontrar empleo adecuado a sus características y ayudar a los empleadores a la contratación de las personas trabajadoras más apropiadas a sus necesidades.

    Además otra de las formas de buscar empleo son las empresas de trabajo temporal, que son empresas que ponen a disposición de otra empresa usuaria, con carácter temporal, trabajadores por ella contratados. Es decir, son contratados por la empresa de trabajo temporal pero trabajan físicamente en otra empresa. Normalmente se caracterizan por tener, como bien indica su nombre, trabajos de carácter más eventual.

    ¿Cómo encontrar trabajo?

    Lo primero es realizar un análisis y reflexionar acerca de nuestros intereses y motivaciones pero también y con la misma importancia, hay que reparar en nuestras habilidades y capacidades.

    Es importante todo lo que nos pueda tener al corriente de la situación del mercado, pero igual de importante es que hablemos con otras personas que están haciendo un trabajo parecido o trabajan en un sector similar al que nos gustaría para que nos faciliten sus impresiones y consejos. También podemos hacer prácticas o ver qué posibilidades habría de introducirnos en ese sector.

    Otra cosa para tener en cuenta a la hora de buscar trabajo es un cambio de mentalidad. Hay que darle la vuelta a la situación y pensar qué es lo que nosotros podemos ofrecer y cómo nos podemos ajustar a las tendencias.

    Además, aunque buscar empleo requiera tiempo y esfuerzo, invertir tu tiempo en otros aspectos es también imprescindible para sentirnos motivados y abrir miras. Vive experiencias y véndelas como parte de ti.

    El primer paso es planificar como vamos a alcanzar nuestro objetivo, qué es lo que tenemos y qué es lo que nos falta. Si tenemos que completar nuestra formación debemos tener presente que aún tenemos que seguir formándonos para conseguir nuestros objetivos. Normalmente caemos en error de achacar nuestra falta de oportunidades laborales a la situación del mercado, pero, aunque haya mucha razón en esa afirmación, pueden darse otros factores como carencias formativas que tendríamos que suplir donde tendríamos que tomar acción para poder alcanzar nuestro objetivo laboral.

    En ocasiones el no conseguir pasar una entrevista de trabajo o un proceso de selección hace difícil el no desanimarse. Lo importante en estos casos es ser realistas y conscientes, pero a su vez pensar que nuestros objetivos siguen estando de frente enfocando el fallo en el poder completar nuestra formación o poder mejorar en la siguiente entrevista.

    ¿Cómo hacer un CV?

    Nuestra trayectoria profesional y formativa es una, pero el Curriculum ha de orientarse al puesto en concreto al que optamos. En primer lugar tenemos que estudiar nuestras fortalezas en relación con el puesto y recopilar toda la información necesaria para plasmar en nuestro CV. Una vez hecho esto, es importante estructurar de manera correcta toda la información en el Currículum.

    Otra de las cosas para tener en cuenta es el poder transmitir nuestra “marca personal”. Hay que reservar un espacio de 3 ó 4 líneas, normalmente, debajo de los datos personales, resumiendo lo que eres como profesional y lo que te gustaría hacer en un nuevo proyecto, nuestras motivaciones e intereses.

    Cada vez es más importante tener nuestro perfil en redes sociales como Linkedin o Facebook, Debemos incluir esta información en nuestro Currículum asegurándonos de que la información está actualizada y de que damos una imagen profesionalmente adecuada.

    Respecto al cuerpo de nuestro Currículum, lo más adecuado es poner la información más apropiada en la descripción de las funciones y responsabilidades que hemos desarrollado.

    Por otro lado, para los perfiles junior es recomendable que se describan bien las becas y prácticas realizadas dado que pueden suplir su falta de experiencia.

    Un buen Currículum tiene que mostrar datos reales, sin mentir en datos como la titulación o la experiencia profesional ya que además, son datos fácilmente contrastables.

    Hay que elegir una foto normal y actual. Hay que tener en cuenta también que en nuestro país hay que incluir nuestra fotografía pero que otros países (americanos y anglosajones) está prohibido por temas de discriminación por ej. racial, así que debemos de estar atentos a estos aspectos si enviamos nuestro Currículum al extranjero.

    ¿Cómo afrontar una entrevista de trabajo?

    Una vez que hemos preparado un buen Curriculum y hemos sido seleccionados un proceso de selección, debemos tener ciertos detalles en cuenta para realizar una buena entrevista.

    Lo primero de todo es llegar puntual a la entrevista. Es un aspecto que los reclutadores penalizan porque podría reflejar falta de puntualidad en tu trabajo si te contrataran. Calcula bien el trayecto, ten en cuenta posibles imprevistos y a ser posible llega 5 minutos antes de la hora prevista para la entrevista.

    En segundo lugar es muy importante informarse bien sobre la empresa, de quién te va a entrevistar, quiénes son, a qué se dedican, qué puesto ofrecen y qué podemos ofrecer nosotros al sector donde la empresa se mueve. El reclutador quiere saber si realmente estas interesado en la compañía. Es probable que una de sus preguntas durante la entrevista sea que sabes sobre la empresa y por que estas interesado en este cargo.

    Además, repasa bien tu currículum vítae antes de la entrevista y memoriza las fechas si detectas que has olvidado alguna. El reclutador te preguntará sobre tu trayectoria y tienes que estar preparado para responder con agilidad. Si olvidas alguna fecha causarás mala impresión y generarás dudas en el reclutador. Tan importante como conocer la empresa, es conocerte a ti mismo.

    Por último y aunque parezca la parte más intrascendente, también tiene su importancia. Hay que pensar y elegir con cuidado la ropa con la que vamos a afrontar la entrevista ya que a traes de nuestra vestimenta estamos comunicando cosas sobre nosotros. Muchas veces la primera impresión que causamos es determinante, por lo que se recomienda ir elegante pero sencillo y siempre pensado a qué sector estamos aplicando lo que ayudará a que elegimos sabiamente la vestimenta con la que vamos a realiza nuestra entrevista de trabajo.