Seleccionar página

Onboarding: Cómo hacerlo bien

Cuando llevamos a cabo un proceso de selección, éste no termina cuando se selecciona a un/a candidat@, sino que finaliza cuando ese perfil se ha incorporado con éxito a la empresa y al equipo de trabajo. De esto es de lo que se ocupa el Onboarding, cuyo objetivo principal es que el/la trabajador@ se integre a la compañía de forma satisfactoria. No se trata solamente de enseñar la organización o darle un manual de procedimientos, sino que tenemos que fomentar la interacción con los compañeros para que la adaptación al puesto sea más ágil. En videos anteriores (nombrar al de Moni) os contamos las ventajas que conlleva un buen proceso de onboarding.

 

Todos hemos sentido en alguna ocasión esa sensación de miedo o incertidumbre al incorporarnos en una nueva empresa, pero imagínate que durante tus primeros pasos tienes a tu lado un guía que te ayude a comprender los procedimientos, programas y, en general, el funcionamiento de la empresa y a quién puedes comentar todas tus dudas. Esos miedos iniciales o la sensación de soledad en los primeros días disminuirían de manera considerable, ¿verdad?  En cambio, si te dejaran un poco a tu suerte, quizás te sentirías perdido y más desmotivado, lo que se traduciría en un descontento con tu nuevo puesto y, por consecuencia, en una posible renuncia.

Este acompañamiento puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso de la incorporación de un nuevo perfil. Hay que apoyar a la persona que va a entrar y hacerle sentir partícipe del desarrollo y crecimiento de la compañía para que se sienta orgulloso de formar parte de ella.

 

Ejemplo de iniciativas para el onboarding del primer día:

  • Desayuno bienvenida
  • Networking para romper el hielo
  • Workshop sobre cultura, valores y objetivos
  • Recorrido por la oficina y departamentos
  • Muestra de su lugar de trabajo, equipos y recursos
  • Comida con el equipo
  • Reunión y preguntas con el CEO y con el equipo
  • Workshop de beneficios disponibles para empleados
  • Reunión de seguimiento del primer día

Al finalizar el día, comparte con las nuevas incorporaciones tu “Libro de la Cultura”, “Guía de bienvenida” o la documentación sobre la organización que consideras necesaria. Puedes hacer virguerías combinando formato digital y físico… ¡Sé creativo!

El objetivo que perseguimos con ello es dar a conocer cuál es la metodología de trabajo, la cultura de la empresa, normativa interna y otros aspectos clave de tu organización. Así puedes o acudir a él de nuevo si no recuerdas algún procedimiento.

 

El primer mes tras la incorporación es esencial. Debemos cuidar la experiencia del empleado en sus primeros días y semanas hasta conseguir que, en aproximadamente un mes, esté adaptado…

¿Cómo hacer un onboarding efectivo?

  • Comunícale sus funciones y responsabilidades
  • Explícale la metodología de trabajo
  • Háblale sobre las expectativas y objetivos de rendimiento
  • Organiza reuniones con los compañeros que forman parte de su equipo
  • Muéstrale las herramientas de trabajo y software más utilizados por el equipo
  • Házle llegar los departamentos que existen, los puestos de trabajo y las responsabilidades de cada uno de ellos.
  • Indícale a quién debe pedir aquel material que necesite
  • Organiza reuniones semanales de seguimiento
  • Monta workshops para empapar la cultura: uno por departamento, uno de cultura, uno de objetivos, uno de logros hasta la fecha…
  • Descúbrele las opciones y planes de formación
  • Extras para causar “Wow”: Organizar paseos informales con diferentes empleados fuera de la oficina, invitarle a formar parte de actividades extralaborales como torneos deportivos o afterwork…

Los primeros 90 días lo harán formar parte de la tribu o sentirse descolocado. Por ello, si queremos conseguir una employee experience total, seguiremos trabajando en ello. Y en esta etapa recomendamos que se enfoque desde una posición de liderazgo.

Así, involucra al líder (ceo, jefe de departamento, jefe de área…) para hacer un seguimiento en forma de mentor. El objetivo es formar a los nuevos empleados de forma eficaz, personalizada y constructiva. Pueden plantearse como sesiones semanales de seguimiento con un café en un ambiente más informal por ejemplo. Esto permitirá crear una relación laboral cercana y de confianza que facilite la adaptación al puesto, equipo y empresa. Es recomendable aprovechar para definir objetivos cuantificables que permitan comprobar que se avanza en la buena dirección.

Esperamos que estos consejos os sean útiles y para cualquier duda que tengáis o si os podemos ayudar a definir vuestro propio proceso de On boarding, ponéos en contacto con nosotras