El otro día leí un articulo de una destacada página de empleo en el que daban algunos consejos a candidatos, sobre qué preguntas deberían responder y qué preguntas no deberían responder en una entrevista de trabajo, por la legalidad o ilegalidad de las preguntas realizadas.

Antes de “meterme en harina” quiero dejar claro que ante todo hay que cumplir con lo que la legislación dicta y creo que hablo por todos los consultores de selección que trabajan en Ayanet RH, cuando digo que el respeto al candidato en todos los sentidos, es importantísimo para nosotros.

Como reclutadores, seleccionadores, headhunters, (llamadlo como queráis) nos es muy sencillo conocer a un candidato desde el punto de vista más técnico, acorde a un perfil determinado o incluso a unas competencias profesionales concretas, no obstante cuando estamos hablando de seleccionar por valores, cuando estamos hablando de que cada cultura de empresa es diferente, de que cada departamento de una empresa es particular y de que nuestra obligación es que la satisfacción del candidato a futuro en esa empresa sea la óptima… ¿no os parece importantísimo conocer muy bien a la persona, además de al profesional? Yo creo que sí.

Leía en este artículo que no es relevante para una empresa saber si una persona está en un programa de alcohólicos anónimos, si está rehabilitándose o si un candidato tiene un determinado problema de salud; pues yo creo que sí lo es, no porque se vaya a descartar a un candidato por estos motivos, sino porque la empresa puede decidir junto a la persona, si el candidato es válido, ubicarlo en una posición donde sus problemas de salud no sean relevantes, valorar la fortaleza que una persona que supera una adicción aporta para un puesto determinado o como ejemplo para un concreto grupo de personas…..

 

Igual que un candidato o candidata puede preguntar si la empresa tiene cheque guardería, creo que la empresa debería poder preguntar si en algún momento piensa tener familia o si la tiene ya; (por ejemplo).

 

Nuestra experiencia con empresas a lo largo de muchos años es que lo importante es reclutar talento, y para mí el talento también depende de aspectos personales, de valores y de circunstancias particulares. No diré que no nos hemos encontrado con algunas situaciones en la que los sesgos de la empresa o incluso las hipótesis no juegan a favor de algunos candidatos, pero por regla general se valora el talento, lo que ese perfil aportará a la compañía y lo que la compañía le podrá aportar a ese perfil.

 

Si el futuro será para aquellas compañías capaces de atraer y retener el mejor talento a través de la creación de equipos polivalentes; de estructuras orientadas a la satisfacción del empleado; y de una cultura empresarial orientada al desarrollo del talento, ¿no creéis importantísimo que tanto candidato como empresa se conozcan lo mejor posible antes de iniciar una relación tan importante como es la laboral?

¿Qué opináis?

Tania Grande

Socia-Directora de Ayanet RH

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =