El plástico comienza a biodegradarse a partir de los 450 años. Desde Ayanet hemos tomado conciencia y hemos optado por eliminar este material para contribuir a la mejora del ecosistema. A partir de agosto vamos a sustituir los vasos de plástico por tazas personalizadas.

En el mar hay manchas de plástico que equivalen a países enteros como el nuestro y que están acabando con la fauna marina. No es un material degradable, pasan muchos años hasta que se descompone y por ello debemos tomar conciencia, es responsabilidad de todos reducir su uso, reutilizarlo y eliminarlo de nuestro día a día.
Actualmente, generamos más residuos de los que el planeta puede contener. La solución empieza en cada uno de nosotros: llevar bolsas de tela al supermercado, reutilizar las de plástico que ya tenemos y finalmente pasa por reciclar este material. Cada vez son más las posibilidades que ofrece el mercado para combatir este problema, es habitual encontrar papeleras de reciclaje en centros comerciales y descubrir productos empaquetados de distintos materiales (cartón, papel) que reemplazan el plástico.

Tenemos que intentar introducir materiales con una mayor vida útil o bien, reciclables, en nuestro día a día para no contribuir al agotamiento de los recursos naturales mediante el consumo desmesurado de los tan utilizados, productos de usar y tirar. Sobre todo de embalajes, que se desechan inmediatamente en el momento que abres el producto y de productos que se presentan súper envasados en los supermercados para ofrecer una mayor comodidad al consumidor, dejando a un lado el daño que causan al medio ambiente.

Desde Ayanet hemos iniciado un plan de acciones. Hemos contactado con los responsables de las máquinas de café para estudiar la posibilidad de sustituir los vasos de plástico por otros de un material biodegradable.

 

Están valorando la propuesta y mientras tanto, como se ha mencionado anteriormente, hemos procedido a eliminar los vasos de plástico que utilizábamos para bebidas como agua, leche, zumo, etc. en el office de nuestra empresa así como en el centro de negocios, reemplazándolos por las tazas. A través de un comunicado interno se informó a los trabajadores de que la empresa se unía a la lucha contra el plástico y que si querían, podían participar. Han personalizado las tazas, añadiendo su nombre y el prototipo que más les ha gustado, y de esta manera hemos contribuido a atenuar los efectos negativos que ya proliferan en el medio ambiente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *