¿Quieres saber si estás preparado para los empleos del futuro? Si sigues leyendo, te explicaremos las formaciones y trabajos más demandados de la nueva era. ¡Lee hasta el final porque el último aspecto es súper importante y no lo debes descuidar!

Es probable que hayas leído ya titulares que afirman que “¡Los robots van a sustituirte en tu puesto de trabajo!” Aunque no cabe duda de que ciertos puestos de trabajo se convertirán en obsoletos a medida que la tecnología evolucione, la IA, la automatización y la robótica no han llegado para «tener el control». En realidad, están mejorando lo que hacemos y cómo lo hacemos.

Deberíamos describir mejor a estos robots como herramientas desarrolladas por personas que nos permiten ser más ágiles, más receptivos y más ambiciosos. Dicho de otro modo, el futuro del trabajo será invadido por la tecnología ¿Cómo será el empleo del futuro? Un ejemplo, el 85% de los trabajos que existirán en 2030 no se han inventado todavía.

1. Formación para el empleo del futuro

Que el futuro del trabajo ha cambiado para siempre es más que una realidad. Y que la mayor parte de los trabajos del futuro van a necesitar contacto con la tecnología, una evidencia.

Eso sí, la fusión entre habilidades personales y tecnología será cada vez más fuerte y los estudiantes necesitarán cada vez más un perfil polivalente.

Todo lo que está vinculado con las carreras STEM (Ciencias, Tecnologías, Ingenierías, Artes y matemáticas) están en auge, un hecho que preocupa teniendo en cuenta que en España sólo hay actualmente un 26% de universitarios matriculados en carreras STEM y bajando.

Las empresas cada vez más demandan perfiles transversales; es decir, especialistas en algo técnico pero, con competencias y habilidades que les permitan realizar otras funciones; por ejemplo, vender. Es el caso de los técnicos y los ingenieros comerciales. Profesionales que permiten ahorrar costes a la empresa y mejoran la experiencia del cliente.

Carreras por ejemplo como la biotecnología tendrán gran importancia y futuro porque combinan a la perfección la parte humana de la salud y la tecnología.

Se requieren cada vez más perfiles técnicos que no tienen que ser obligatoriamente ingenieros. La Formación Profesional toma protagonismo en estos nuevos tiempos. El 65% de los trabajos que habrá en 2030 necesitarán de este tipo de formación.

La formación profesional se ha convertido en la gran demanda de las empresas españolas: este año, las ofertas de empleo que piden titulados de FP han superado por primera vez las que piden un título universitario.

Otros de los perfiles más demandados en la actualidad y que también lo serán en los próximos años son los relacionados con el marketing y las ventas. “Son perfiles que no mueren nunca, todas las empresas los necesitan”.

Manejarse con soltura en inglés resulta imprescindible y hacerlo en otros idiomas “está muy bien valorado”.

La flexibilidad también es un elemento determinante en este nuevo paradigma y entender que las cosas cambian cada vez más rápido. Por eso los trabajadores del futuro y también del presente, tienen que estar en continua formación.

2. Profesiones más demandadas en el empleo del futuro
(tanto nuevos empleos como existentes con mucha demanda).

Cuando pensamos en nuestro futuro profesional, rápidamente caemos en que hay ciertas profesiones que disfrutan de una posición privilegiada respecto a las demás. Son lo que denominamos: empleos emergentes, perfiles que corresponden a vacantes que hace diez años apenas existían, pero que en los últimos años han incrementado considerablemente el volumen de vacantes disponible.

Pero, ¿de qué tipo de puestos estamos hablando? Habitualmente nos encontramos ante profesiones que tienen un bajo nivel de competencia, es decir, que todavía son pocas las personas que están preparadas para esa profesión para la elevada demanda de las empresas. Además, es habitual que estas profesiones todavía no tengan una formación reglada y, cuando esta existe, suele suceder que todavía son muy pocas las personas que se han formado para esta profesión.

Los empleos emergentes tienen muchas oportunidades de futuro, sobre todo para jóvenes que están a punto de iniciar sus estudios o profesionales que tienen la intención de reinventarse y reorientar su futuro profesional.

Y, ¿qué ocurrirá con las profesiones tradicionales? Por supuesto, que se seguirán necesitando abogados, médicos, enfermeras o economistas, pero su modo de trabajar cambiará al verse afectado por la transformación digital.

3. Herramientas y competencias para estar preparado para el empleo del futuro.

Las destrezas humanas son y seguirán siendo irremplazables, eso es un hecho.
La tecnología complementará y redefinirá los puestos de trabajo existentes en lugar de limitarse a sustituirlos. Además, las habilidades técnicas, los empleados también deben enfocarse en el desarrollo de habilidades personales, conocidas como ‘soft skills’ o habilidades blandas. Y es que la tecnología no puede compensar la interacción social dentro de los lugares de trabajo.
Las competencias humanas reinan, y quien sea capaz de demostrar mejor sus habilidades lo tendrá más fácil en un mercado en constante transformación.

Las empresas buscan cada vez más profesionales creativos, con pensamiento crítico, con ganas de aprender, orientados al servicio al cliente, con gran capacidad de adaptación y de resistencia a la frustración. Profesionales también con capacidad para comunicar y enamorar y con habilidades para trabajar en equipo o liderar grupos.

Otras competencias que más se demandarán en el futuro necesitarán de unas competencias determinadas, como adaptabilidad y flexibilidad, porque el cambio va a ser constante. Por eso, se necesitarán profesionales que se adapten al cambio de manera inmediata.

Aunque la inteligencia artificial, la automatización, la robótica y las tecnologías de mejora del ser humano pueden ofrecer nuevas formas de impulsar las actividades empresariales y de potenciar las capacidades, el mayor activo de cualquier empleado seguirá siendo sus competencias humanas.

¿Queréis saber cuáles son las competencias más altas y más bajas que tienes? Regístrate en TUUP y podrás mediante una serie de test, saber en qué debes mejorar.

4. Reciclaje de profesionales que ya llevan tiempo trabajando.

El auge de la tecnología ha cambiado el mercado laboral para los empleados y para las empresas. La formación interna y el reskilling laboral se han convertido en una oportunidad.
Algunas empresas se encuentran con dificultades para cubrir determinados puestos. Por eso, cada vez son más los departamentos de Recursos Humanos que apuestan por formar a los empleados en lugar de buscar otros profesionales fuera. El reskilling laboral y el upskilling son unas estrategias cada vez más utilizadas.

Mientras que el primero consiste en aprender nuevas capacidades para desarrollarlas en otro puesto diferente dentro de la empresa, en el upskilling el trabajador se formará en nuevas habilidades que le resulten útiles para su mismo puesto de trabajo. El reskilling generará trabajadores más versátiles y el upskilling más especializados.

El reverse mentoring es una tendencia empresarial en expansión. Consiste en que los empleados más jóvenes enseñan a los más antiguos en temas relacionados con la tecnología y las redes sociales. En la actualidad, en las empresas, conviven cuatro generaciones: baby boomers, generación ‘X’, millennials y la generación ‘Z’ por lo que el reverse mentoring adquiere mucha importancia porque todas tienen algo nuevo que aportar y aumenta el enriquecimiento de conocimientos en la entidad.

 

Estas las formaciones, estudios, trabajos y competencias más importantes de cara a los empleos del futuro ¿Qué te han parecido? ¿Se te ocurre alguna otra? Cuéntanos en comentarios y, si tienes cualquier pregunta, ¡no dudes en ponerte en contacto con nosotros!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + catorce =