Conciliación de la vida personal y familiar con la vida profesional

La conciliación es algo que preocupa a muchas personas y es una pregunta o una afirmación que siempre está en boca de todos. “lo difícil que es conciliar vida profesional con vida personal” y más cuando ocupas determinados puestos de trabajo, (de gran responsabilidad, de  muchos viajes, de turnos de trabajo, etc.)

Conciliar la vida familiar y personal con la vida profesional continua siendo un reto pendiente de resolver y de alcanzar en la actualidad. Una de las principales dificultades para la consecución de este objetivo es la persistencia de estereotipos y desigualdades que obstaculizan la integración de mujeres y hombres en todas las esferas de la vida de forma plena.

La vertiginosa incorporación de las mujeres en la esfera pública y su aportación al mundo productivo retribuido, sin que se haya producido al mismo tiempo una ruptura de los roles tradicionales asignados a hombres y mujeres en la asunción de las tareas y responsabilidades de la esfera privada, como la familia y las tareas domésticas, ha hecho aflorar el conflicto trabajo-familia.

Hacer compatibles el trabajo y la familia no es un problema privado, ni un problema de las mujeres; es un problema de todos, cuya solución depende de la sociedad en su conjunto.

Lograr que la conciliación no sea un problema requiere, además de la aplicación de adecuadas y eficaces políticas de conciliación, un cambio de mentalidad, un cambio social y estructural y la implicación directa de los hombres.

Conciliar es apostar por la igualdad entre hombres y mujeres, pero también es apostar por una mejor calidad de vida, por la solidaridad, la cohesión social, la profesionalidad y el desarrollo integral de la persona teniendo en cuenta sus aspiraciones y aptitudes con independencia del sexo al que pertenece. Además hoy en día hay muchas formas de trabajo alternativas, como el teletrabajo que facilitan que se pueda conseguir esto.
Desde la perspectiva empresarial, las políticas de conciliación se están convirtiendo cada vez más en un elemento de creciente demanda que ha de cubrirse, al mismo tiempo que constituyen un factor de reporte de beneficios para la empresa a tener en cuenta.
Además del conflicto trabajo-familia, la evolución cultural experimentada en nuestra sociedad está llevando tanto a hombres como a mujeres a plantear un aspecto más de la problemática de la conciliación: la compatibilización del tiempo de trabajo con el tiempo de vida personal más allá de las responsabilidades familiares y domésticas.

Las investigaciones al respecto ponen de manifiesto que para una parte de trabajadores, tanto hombres como mujeres, cada vez son más los que prefieren un trabajo en empresas con medidas que favorezcan la conciliación de la vida personal y laboral, que una mejor retribución económica, aunque ambos elementos no tienen por qué ser incompatibles.
Para las empresas, pasar por alto la existencia de este conflicto y la necesidad de darle una respuesta, puede resultar arriesgado. Retener y atraer el talento de los profesionales, lograr que los trabajadores y trabajadoras se integren plenamente en la organización de la empresa, ser más competitivos y obtener mejores rendimientos y resultados, hace necesario para las empresas conocer, analizar y medir el impacto de las políticas de conciliación, sus ventajas y los inconvenientes de la ausencia de dichas políticas.

Medidas: Ideas para las empresas.

–  Que sean los empresarios o los directivos de ellas, las personas que se comprometan, ya que es beneficioso para todos.

– Flexibilidad de horarios de entrada o salida.

– Bancos del tiempo: Flexibilidad en la distribución de la jornada por año eliminando el compromiso de la presencia diaria, incluso semanal, o mensual y acumulando el tiempo de trabajo en un banco de horas

– Semana laboral comprimida: Reparto de horas semanales acumulando más horas de trabajo en menos días al objeto de dejar libre una tarde, normalmente la de los viernes.

– Utilizar los recursos  informáticos que te permitan trabajar en la nube o desde casa.

–  Hacer uso del permiso de paternidad.

– Concienciación.

– Reuniones (y otras actividades extraordinarias) prohibidas en tiempos límites de descanso.

– Jornada intensiva en meses de verano.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *