La semana pasada un antiguo compañero del IESE  me mando un informe muy interesante que la Escuela de Negocios había publicado titulado así “Profesiones del futuro y las competencias laborales de los profesionales del mañana, la perspectiva de las empresas”. Salvando las distancias de la firma y la metodología usada, ciertas conclusiones me recordaron al estudio que nosotros hicimos hará hoy aproximadamente un año titulado: “Ecuación Aragón: Personalidad y Big Data”

Comparto con vosotros algunas conclusiones del estudio del IESE, sacando mis propias conclusiones personales en base a lo que experimento todos los días.

Profesiones del futuro: Tendencias globales

Hay tendencias globales, la automatización, el big data, el envejecimiento de la población, el crecimiento de las gig economy, afectan tanto al crecimiento económico como a la naturaleza del empleo actual, pero sobre todo del mañana.

La formación para las profesiones del futuro

Es brutal las diferencias que existen entre el sistema educativo y lo que demandan las empresas, tanto en conocimientos técnicos como en competencias profesionales técnicas y de personalidad.

Tanto por número de posibilidades, por el contenido, por la metodología como por el nivel de fracaso escolar que tenemos en España estamos muy atrás de lo que se demanda en el mercado laboral y lo que la sociedad ofrece a los futuros profesionales.

Un dato curioso: Hay muchos más alumnos matriculados en formaciones con reducidas salidas profesionales más allá de la investigación y docencia como filosofía, letras, formaciones con fuerte carga social o de salud, que alumnos matriculados en formaciones STEM. Sin embargo, las empresas no encuentran perfiles con formación en matemáticas, informática, ingeniería.

El perfil profesional del futuro es mayoritariamente técnico y científico

Lo curioso es que cuando hablas con los jóvenes, eso no lo saben. Resumiendo: Nuestra sociedad necesita un sistema educativo de calidad, flexible y capaz de responder a las necesidades cambiantes de las empresas, de las profesiones del futuro y de la propia sociedad; a fin de cuentas, hoy en día la empresa es la que en última estancia, crea empleo.

Aptitudes deseables en las profesiones del futuro

Cito Textualmente: “Estas tendencias requieren conocimientos y capacidades diferentes, con mayor énfasis en el trabajo en equipo, la comunicación, el liderazgo, la negociación o el sentido emprendedor”.  Las empresas valoramos especialmente la adaptabilidad, la resiliencia, el compromiso y la capacidad de trabajar en entornos muy cambiantes. Yo diría que en base a nuestra experiencia el liderazgo es la competencia más demandada por nuestros clientes cuando hacemos un proceso de selección, liderazgo propio y después de equipos, de proyectos y de todo lo demás. Si pensamos un poco, nadie, ni nada, nos enseña a liderar. Y es muy probable que terminemos de un modo u otro liderando. ¿De verdad no se puede aprender esto desde la escuela? ¿Son las empresas, las que están obligadas a formar en estas materias?

El empleo del futuro requiere una serie de habilidades diferentes a las habituales

Me niego a pensar que esto deba ser así. Para mí, la principal dificultad del liderazgo y, de las profesiones del futuro en general, se encuentra en la inteligencia emocional, y afortunadamente es un aspecto que se ha empezado a trabajar en las escuelas.

Respuestas empresariales a las necesidades de los trabajadores del futuro

El estudio termina con algunas posibles soluciones o alternativas que cito aquí textualmente. “Las empresas también consideran necesaria una labor de orientación más profunda de los estudiantes sobre la realidad de la empresa y de la vida profesional. Resulta imprescindible que haya una colaboración más intensa entre empresas, universidades y otros centros educativos”. “Las formas de contratación de profesionales jóvenes y alumnos en prácticas en las empresas deberían tener un reconocimiento por parte de la sociedad, así como un tratamiento fiscal y laboral favorable.

Estas fórmulas mixtas de estudio-trabajo, o prácticas hacia el final de un ciclo formativo o grado, son el mejor antídoto para luchar contra el desempleo y la mejor ayuda para preparar a los jóvenes para una trayectoria profesional satisfactoria”.

Se necesita profundizar en diversos aspectos formativos para las profesiones del futuro

No puedo estar más de acuerdo, pero para mí, todo esto empieza más atrás, debería empezar en el colegio y por supuesto en la educación de los hogares.

Me decía mi amigo y compañero del IESE, Jesús, es curioso, “los currículos de los colegios son “técnicos” nadie enseña a hablar en público, negociar, creatividad… Se crean cerebros andantes y no pensantes…” No es así en otros países de Europa respecto a la preparación de los trabajadores de las profesiones del futuro, ¿en serio es tan difícil copiarnos de lo que otros hacen bien?

 

Y vosotros ¿qué pensáis?

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + siete =